El fútbol y la Cruz de Santiago | Mondarizate
828
post-template-default,single,single-post,postid-828,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

El fútbol y la Cruz de Santiago

Soy gallego, de Vigo y hace 8 años me casé con una Gaditana.

La tierra que me acogió, Ubrique, una localidad de 18.000 habitantes en la Sierra de Cádiz, era muy diferente a lo que conocía. El clima, el paisaje, la gente… Y algo que me llamó muchísimo la antención: las instalaciones deportivas. Por cantidad y calidad.

El fútbol, desde muy pequeño fue mi gran pasión. Mis recuerdos de la infancia están llenos de anécdotas de partidos con mis amigos, tardes de balón, risas y mucha ilusión.  Pronto nació en mi la necesidad de trasladar aquellos recuerdos a algo más concreto, algo con el fútbol, con el barrio, con los vecinos que tan buena acogida me brindaron.  Le propuse a los padres y a los chicos crear un equipo. Ayudarles con la preparación y por qué no, competir.  El apoyo fue incondicional. Comenzamos con sólo 12 niños en la categoría Alevín. Eramos pocos, pero ideal para practicar fútbol 7. Al igual que ellos, me formé como entrenador base, años más tarde Titulación de Primer Nivel… Con la ayuda de todos fuimos capaces de constituir el club, pese a los enormes gastos económicos que acarrearía…

Los comienzos fueron difíciles. Los otros clubes estaban mucho más consolidados. Perdimos muchos partidos, pero con esfuerzo y tesón, los resultados fueron llegando. Pronto nos federamos y comenzamos a competir con otros pueblos de la provincia de Cádiz. Con el apoyo de padres, niños e instituciones hicimos posible que una sueño de barrio se concretase en algo mucho más grande.  A partir de ahí, lo demás ya es historia.

El club, el FC Caldereto lleva los colores y el escudo de la Cruz de Santiago en honor a la tierra que me vio nacer. Un poco de Galicia en la Sierra de Cadiz…

Fdo. Miguel Ángel 

Aún no hay comentarios

Envía tu comentario