Un chico de pueblo | Mondarizate
775
post-template-default,single,single-post,postid-775,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Un chico de pueblo

Mi historia comienza en un pueblecito de Bielorrusia, Vileyka, dónde vivía con mis abuelos.

Era un estudiante regular y no tenia ningún sueño que cumplir; lo único que quería ser era “tractorista” porque era lo único que veía.

No obstante mi infancia fue espectacular. Ahora la recuerdo con mucha nostalgia… me pasaba todo el día en la calle, bosques, campos y ríos. Pero cuando cumplí 10 años mi madre se caso con un lituano que vivía en España, Alicante. Después de un año, mi madre me llevo con ella aquí. No quería de ninguna forma venirme ya que dejaba atrás a todos mis amigos…

Acostumbrarme a los mil coches que pasaban delante de mi piso resultó muy complicado. La personalidad y la ropa moderna que veía cada día… Y en el instituto fui durante 2 años un marginado. No me entendía con nadie de mi clase. Era un rarito… hasta que llegó Paco.

Paco se sentó a mi lado y vio un lápiz del Barça que tenía, y por ser un culé, empezó a llamarme en los patios con él.

Me llevaba a ver los partidos con sus amigos. Me sentía genial gritando y cantando junto a ellos.

Gracias a él conseguí aprobarlo todo ya que él era un chico ejemplar en temas de estudios. Ahora estoy en tercer curso de Fundamentos de Arquitectura. Gracias a un lápiz y la generosidad de un amigo, conseguí tener una vida muy diferente a la que me esperaba.

Ten fe en ti, ten fe en la gente.

Fdo. Vladislav

Aún no hay comentarios

Lo sentimos, pero los comentarios están cerrados